sábado, 12 de septiembre de 2009

Marcos

La vida, gira, gira y uno va con ella, se deja llevar...Extraños tiempos estos, en donde uno no para de extrañar/se.
Suceden cosas que mi mente no llega a comprender, otra partida sin aviso, perdidas, hastio, desidia, dolor y en contraposición a todo esto, pujando por salir, como una cruel ironia mi trabajo, eso de acompañar, de mediar, de poner el cuerpo para construir otros caminos, para andar los dados con algo de salud, con menos sufrimiento. esto de darles a mis pacientes, a mis "chicas" un gesto, una frase, una salida, un abrazo, un estar y permanecer, un marco para el cuadro que desean pintar.
Siempre fui una mujer agradecida, lo sigo siendo.
Loading...